Contenido

INDICE / CONTENIDOS / IMAGENES

Alta Cosmética I:

Alta Cosmética I trata en sus primeros Capítulos sobre la constitución histológica de la piel, en una versión moderna en donde se destaca la importancia de las capas que están por encima de ellas, es decir del manto ácido y la vaina de vapor, además de su influencia en el mantenimiento de las condiciones biológicas de la piel, así como en la producción de diversas enfermedades y alteraciones cosméticas cuando están deteriorados. Se especifican los efectos de casi todas las hormonas sobre la piel, de la obesidad, de los oligoelementos y de las vitaminas.

En los Capítulos 5 al 8 se desarrolla un nuevo enfoque de la semiología de la piel (es la ciencia que estudia los signos y síntomas para hacer los diagnósticos). Está basada en sus 16 características esenciales propias, siempre desde la óptica del gabinete. De estos novedosos conceptos, seguramente saldrán las nuevas clasificaciones del órgano cutáneo.

En el Capítulo 9 se desarrolla la Clínica y el Diagnóstico en Cosmética, siempre con un criterio médico aplicado al gabinete.

El Capítulo 10 trata sobre los parámetros dermocosméticas: pH, sebo e hidratación cutánea, lo que nos permite conocer mejor los tipos de piel y el tratamiento de las alteraciones de dichos parámetros.

El Capítulo 11 aborda en forma sencilla y útil, nociones de Química Cosmética Aplicada, de gran necesidad para cubrir las exigencias del gabinete actual, con sentido práctico además de formativo.

Desde el Capítulo 12 hasta el 21 se desarrollan los Recursos Terapéuticos en Cosmética, estando incluidos todos aquellos de que disponemos en la actualidad para hacer frente a las crecientes demandas de la Sociedad, cada vez más exigentes, sobre todo en rapidez y excelencia en los resultados. Se aborda todo lo referente a los cosméticos, a los métodos en cosmética; nociones de kinesioterapia y fisioterapia; aparatología en donde sólo se destaca lo verdaderamente útil; métodos especiales; y finalmente un importante capítulo que incursiona en un tema que hasta ahora estaba bajo la indicación del médico: los medios de sostén y apoyo. Estos elementos que son totalmente innocuos, al ser incorporados al gabinete nos permiten evitar la flacidez, además de lograr los mejores resultados en prácticas agresivas, tanto faciales como corporales, ya sean manuales o aparatológicas.

Para ampliar y dejar inequívocamente sentado nuestro estilo y forma de proceder en el tema sobre Recursos Terapéuticos en Cosmética, podemos decir que en general hemos procedido a realizar experiencias multicéntricas con productos y métodos cosméticos, incluido aparatología, sin compromisos con marcas o empresas. De todas maneras guardamos un profundo agradecimiento a la colaboración de tres laboratorios que por razones éticas no han sido mencionados, y sin cuya generosa colaboración hubiese sido imposible realizar ningún tipo de investigación. En los capítulos correspondientes se mencionan las diferentes alternativas que ha ido ofreciendo la investigación y cuyos productos finales utilizados, son estrictamente los allí mencionados, con su respectivas indicaciones y forma de aplicación, así como los resultados logrados y las precauciones que se deben tener durante su uso.